Mis comics

Aquí os iré dejando algunos de los comics que voy leyendo cuando tengo tiempo. Para cada uno incluyo un pequeño comentario, una nota y su portada. Y ordenado como los posts en el blog: lo primero que aparece es lo último que he leído.

Tenía yo muy abandonado el mundo de los comics en los últimos años. He leído muy poco y de manera discontinua. Hasta que he conocido a un grupo de gente a los que también les gustan mucho. Y me he vuelto a enganchar. Gracias a Mariví, Manuel, Marian, Ana Belén, Diana y Victoria por esos ratos. Y sobre todo a Agustín, un auténtico crack.

- V de Vendetta (Allan Moore) (Nota 8): reconozco que aunque me habían hablado mucho y bien de este comic nunca me decidía a leerlo. Quizás porque ví la pelicula en su día y no me acabó de convencer. Y tampoco ayudaba mucho que tenga más de 300 páginas. Pero Agustín lo propuso como lectura en el club y eso para mí es una garantía. Y me gustó desde la primera viñeta. A veces me costaba seguir el argumento, pero me enganchó. Me llevó un par de tardes, largas pero agradables. Eso sí, la historia te deja un regusto amargo. Por poner un pero, y siempre dentro de la calidad de la obra, creo que el dibujo, aún siendo bueno, no está a la altura del argumento. Por cierto, muy distinto a la película.


- Sykes (Armand y Dubois) (Nota 5): un inicio impactante, una estética "Sin perdón" para un western con muy buena pinta, pero que se va diluyendo según avanza. Y con un final flojo. De asesinos, marshalls, sheriffs, indios, salones y todo eso. Nada nuevo bajo el sol, da para una tarde entretenida.


- Batman. El regreso del caballero oscuro (Frank Miller) (Nota 8): me da un poco de vergüenza decir que es el primer cómic de Batman que leo. Y al principio me ha costado, quizás porque no situaba bien a los personajes y no entendía muchas cosas de la historia. Pero después de una sesión del club, todo ha cambiado. Agustín es único explicando esto de los comics, los detalles, los porqués y todo eso que uno debe saber para comprender muchas cosas. Así que volví a leerlo desde el inicio y me ha gustado mucho más. Mi idea ahora es ver la Trilogía del Caballero Oscuro de Nolan y después leer otra vez este comic. Ya os contaré.


- El vuelo del cuervo (Gibrat) (Nota 3): excelente dibujo, por eso me llamó la atención. En París, un ladrón y una miembro de la resistencia francesa se conocen en los días posteriores al desembarco de Normandía. Pero el argumento tiene menos gracia que yo contando chistes. Un caramelo tirando a soso, pero eso sí, con un envoltorio insuperable.


- La balada del Mar Salado (Hugo Pratt) (Nota 8): releer uno de los clásicos (ya ha cumplido los cincuenta!!!) muchos años más tarde tiene un pequeño problema: uno ha cambiado y el comic no. Acostumbrado a estas velocidades que llevamos hoy en día, reconozco que al principio me ha costado habituarme al ritmo de la historia (el dibujo me sigue pareciendo excelente), pero al ir pasando páginas, según me iba metiendo en el relato, la sensación ha desaparecido. Y recordar a Corto Maltés y a Rasputín, con sus cosas, ha sido muy agradable. Una vez leída la primera aventura de Corto, tendré que continuar con el resto en breve.


- Crónicas birmanas (Guy Delisle) (Nota 6): después de leer Pyongyang me apetecía volver a leer algo de este autor. Así que lo cogí con ganas. Pero estando bien, no ha sido lo mismo. Son sus experiencias de cuando estuvo viviendo en Myanmar (antigua Birmania) durante un año, acompañando a su mujer, que trabajaba para Médicos sin Fronteras. Uno de los países más cerrados del mundo. Pero no sé porqué, si por el dibujo, la historia en sí o porque es muy largo, no me ha gustado tanto como Pyongyang. Pero se puede leer.


- Intemperie (Javier Rey) (Nota 9): nada más verlo lo cogí. Había leído el excelente libro de Jesús Carrasco hace unos años y ya la portada del comic me gustó. Y el resto también. Retrato de esa España seca y dura. De un niño que huye y un viejo cabrero. Supervivencia. Y un dibujo perfecto para la historia.


- Cita en Phoenix (Tony Sandoval) (Nota 6): relato autobiográfico del autor, donde nos cuenta cómo consiguió cruzar, de forma ilegal, la frontera entre México y Estados Unidos, para reunirse con su novia y comenzar su carrera en el mundo del comic. Después de leerlo da la sensación de que no es ni tan caro ni tan difícil, no sé si esto es lo que pretendía el autor. 


- Complot. El crac del 29 (Gihef + Alvante + Brahy) (Nota 3): la idea inicial me llamó la atención: los nazis fueron los responsables del crac. Así que me puse a leer. Pero ya el dibujo me pareció vulgar. Y luego la trama era todo menos creíble (lo de la relación entre el protagonista y la mismísima Eva Braun es de traca!!) y bastante previsible. Resumiendo, un chasco. Por lo visto después es solo el primer album de una serie al estilo de " El día D". De momento en España solo se ha editado este. Y si se queda así, tampoco se va a perder mucho.


- Las serpientes ciegas (Cava y Seguí) (Nota 7): de alguien que busca a alguien, en el Nueva York justo entre nuestra guerra civil y la guerra mundial. De brigadistas, gente del POUM y comunistas estalinistas. De la batalla del Ebro y de sobrevivir. Y de promesas que hay que cumplir. A veces me he liado un poco con tanto flashback y líneas argumentales. Distinto.


- El guardián invisible (Ernest Sala) (Nota 6): adaptación de la novela del mismo nombre de Dolores Redondo, cosa de la que me enteré una vez leído, porque después de acabarlo me parecía que quedaban muchas cosas pendientes y me puse a investigar. Y es solo la primera parte de lo que se conoce como la "trilogía del Baztan". Y también hay película. Y un comic de la segunda parte. De todo, vamos. Yendo al comic, trama policíaca en la Navarra rural. Nada nuevo bajo el sol, cuesta entender al principio la historia personal de la protagonista. Lo que no me ha acabado de convencer es el dibujo, no me cuadra con la historia. Pero le daré una oportunidad a la segunda parte.


- Britannia (Milligan y Ryp) (Nota 8): partiendo de un excelente dibujo de Ryp, Peter Milligan nos lleva a la Britania romana recién conquistada, en la época de Nerón. Vestales, druidas, legiones y brujas se mezclan en una historia bien construida, llena de asesinatos, con el centurión Antonius Axia como protagonista. Tiene todas la pinta de que habrá más. Y por cierto, sin nada que ver con la serie del mismo nombre que se ha estrenado recientemente.


- The Ultimates - Superhumanos (Mark Millar + Bryan Hitch) (Nota 6): tengo que reconocer que en el momento que lo leí no me encantó precisamente. Había muchas cosas que no entendía (Nick Furia de repente no es blanco, el Capitán América resucita de nuevo o Thor es un hippie antisistema, por ejemplo). Hasta que luego, en una sesión del club de comic, Agustín nos explicó todo. Y la relación del universo Ultimate (distinto al clásico) con el creado para las nuevas películas del universo Marvel. De ahí ese dibujo tan espectacular y peliculero. Y muchas cosas encajaron.


- Como viaja el agua (Juan Diaz Canales) (Nota 4): la portada y la contraportada prometían, pero al final no era para tanto. Un excelente dibujo en blanco en negro muy acorde con la historia: un grupo de mayores de 80 años que se dedica al tráfico de cosas robadas en Madrid. Una mezcla de serie negra con novela costumbrista. Sobre el miedo a la muerte. Pero la historia no acaba de cuajar, muy liosa y no muy bien resuelta. Solo decir que todo el mundo habla maravillas de este comic, pero que a mí sinceramente no me ha gustado mucho.


- Buffalo Runner (Tiburce Oger) (Nota 7): la historia de uno de aquellos cazadores de bisontes que acabaron con ellos en la expansión hacia el Oeste en el siglo XIX. Una vida dura, llena de altibajos, con muchas pérdidas pero siempre con la voluntad de sobrevivir a toda costa. Una sucesión de venganzas que acaba, como no, con otra.


- Aguas negras (Nabiel Kanan) (Nota 5): una historia que tiene de todo: asesinatos, infidelidades, amor, celos, dinero, locura o drogas en un reparto muy coral con varias líneas argumentales que se juntan al final. Puro género negro en un Londres muy gris y frío. Pero le falta algo. Y no sé qué es.


- El crimen que tú cometiste (Zidrou y Berthet) (Nota 8): de un presunto asesino que vuelve a casa, veintisiete años después, porque su hermano, antes de morir, ha confesado que fue el autor del crimen. Ambientado en la Australia profunda durante los setenta, muy bien contado y mejor dibujado. Un thriller que hay que leer.


- Las calles de arena (Paco Roca) (Nota 5): tremenda rayada que comienza por una hipoteca que hay que firmar y porque al protagonista le gusta Corto Maltés y tomarse una cerveza con un amigo. Inicio excelente. En un barrio que no se acaba nunca lleno de personajes de lo más curioso. Pero luego se va desinflando poco a poco. Me queda la duda de saber si lo hubiera acabado si no fuera de Paco Roca.


- Puertadeluz (Luis Bustos) (Nota 7): porque un futuro post apocalíptico también puede darse aquí en España. Y nada mejor que ambientarlo justo en plena crisis y en una de esas urbanizaciones que se construyeron alrededor de los macrocentros comerciales. Y de protagonista una adolescente rebelde en una familia con problemas reales. Original planteamiento con un final extraño.


- El papiro del César (Ferri + Conrad) (Nota 5): aún tratándose de Astérix, no pongo el clásico Uderzo + Goscinny porque este álbum es ya de la nueva época, sin ninguno de ellos. Simplemente correcto. Lo que no tengo claro es si es por la edad (cuando era pequeño, para mí Astérix era "el cómic") o porque no es tanto como yo pensaba (realmente no veo mucha diferencia con los antiguos cuando los he releído). Pero el rato agradable lo he tenido.


- Rambla arriba, rambla abajo (Carlos Giménez) (Nota 7): muchas historias, de mucha gente, en la Barcelona de finales de los sesenta, pero escrito y dibujado en los ochenta. En unas ramblas que se parece poco a las actuales. Carlos Giménez en estado puro. Otro que nunca me decepciona.


- Serie "El día D" (Duval + Pecau) (Nota 6): coleccion de relatos "What if", es decir, del estilo "Qué hubiera pasado si...". Tocando acontecimientos históricos y viendo sus consecuencias. En modo ficción, no en plan histórico. Y además con desarrollos muy originales. El asesinato de Kennedy 10 años después, los rusos llegando a luna antes que los americanos, París en vez de Berlín como centro de la guerra fría y hasta un Colón descubriendo América, pero financiado por el califato!!! Un poco irregular (son muchos albumes, cada uno de 60 páginas), pero se dejan leer.


- Una judía americana perdida en Israel (Sarah Glidden) (Nota 7): me lo pasó un amigo después de una conversación sobre otro comic acerca de Israel y que no nos gustó a ninguno de los dos, con mucha información pero sin historia. Pero este es distinto. Te va contando mucho de la historia de Israel pero a través del viaje de la autora. Y con un dibujo muy línea clara que me ha gustado. E intentando reflejar las dos posturas sobre el tema palestino. Muy personal.


- El otoño cubano (Hesseldahl y Rehr) (Nota 5): la vida del periodista danés Jan Stage, uno de los que vivió en persona la revolución cubana, la muerte del Che o las protestas contra la guerra de Vietnam. Un retrato de los sesenta que no llega a cuajar del todo. Una pena, porque el tema tiene mucho juego.


- ¿Y ahora qué? (Ortega + Salvi + Zarzo + Delicado) (Nota 6): porque ser mayor no es el fin del mundo. Por lo menos para Pablo, el protagonista, que cuando con 78 años decide empezar a correr, tiene que "enfrentarse" a toda su familia. Todo muy positivo. Sencillo de leer.


- La francesa (Trillo + Túnica) (Nota 8): excelente guión de Carlos Trillo donde, con la excusa de la detención de Mireille, una prostituta francesa, nos retrata en detalle los bajos fondos del Buenos Aires de los años treinta. Asesinatos, intrigas, amor, amistad, corrupción, juegos de poder. Cinismo puro contado con un ritmo perfecto. Y todo ello con un decadente dibujo de Pablo Túnica que refleja muy bien aquel mundo. Hay que leerlo.


- Confesiones de un hombre en pijama (Paco Roca) (Nota 7): la tercera entrega después de Memorias y Andanzas de un hombre en pijama, la serie de Paco Roca en al que se cumple su sueño más deseado: trabajar en pijama. Consigue indignarte (mucha crítica social, se nota que está escrito en mitad de la época de recortes), que sonrías (cuando habla de sus problemas con las máquinas o narra su entrevista en el banco) o que te enternezcas (esos amores de juventud...). Este Paco Roca nunca decepciona.


- Tsunami (Piatzszek + Pendanx) (Nota 8): un francés que va a Indonesia a buscar a su hermana mayor que desapareció durante el tsunami. Mucho tiempo después. Con un excelente dibujo, los diálogos indispensables y un ritmo calmado. Lo encontré de casualidad y me ha gustado mucho.


- Sudor de sol (Harriet y Mata) (Nota 6): aventuras en la América española de principios del siglo XVI. Los cinco tomos con la historia completa. Un choque de culturas con mucho oro, conquistadores, indios, codicia, misioneros, calor, enfermedades y saqueos, y entre todo ello, una historia de amor, la de Marcos y Orocomay. Se deja leer.


- Pyongyang (Guy Delisle) (Nota 7): ya el dibujo me empezó a agobiar, con negro y muchísimo gris con distintas tonalidades. Un animador de dibujos que se va a trabajar a la capital norcoreana (cosas de la globalización!!!). Con su traductor y su guía que le acompañan a todas partes. Y va contándonos como es la sociedad más cerrada del mundo. Cosas que a nosotros nos parecen incomprensibles, pero sobre todo, miedo y silencio. Me ha dejado un poco mal. Pero te hace pensar sobre el valor de lo que tenemos.


- El faro (Paco Roca) (Nota 6): solo tiene dos personajes: un joven soldado republicano que escapando de la derrota, acaba en un faro. Y el farero, un soñador que se resiste a abandonar el lugar donde siempre ha vivido. Dos "derrotados", que no perdedores, que se hacen amigos. Pero en la vida real las cosas no dudan para siempre. Se me ha hecho corto. Creo que podía haber dado para una historia más completa y larga.


- El mediador. Una historia de Sarajevo (Joe Sacco) (Nota 6): siempre me han gustado las historias de Joe Sacco. Pero tengo que reconocer que ésta, la de un mediador al que conoció en Sarajevo durante la guerra en Bosnia, no es la mejor. Irregular, técnicamente buena, pero le falta alma. Se deja leer, pero por debajo de mis siempre altas expectativas con respecto a cualquier cosa que hace este señor.


- Jamás tendré 20 años (Jaime Martín) (Nota 7): la historia de Isabel y Jaime (los abuelos del autor, Jaime Martín), desde su juventud en Melilla en los días previos a la guerra civil hasta el Hospitalet de los años setenta. Me he quedado con la sensación de haber leído/escuchado previamente la historia. Pero reconozco que me ha enganchado. Dibujo línea clara, del tipo que me gusta a mí.


- El fantasma de Gaudí (El Torres + Jesús Alonso) (Nota 4): a ver como explico yo lo de este comic. Es como una novela de Dan Brown, pero ambientada en Barcelona. Y para encontrar al asesino, pues la va recorriendo a la vez que visita las obras del arquitecto catalán. Un dibujo correcto, refleja bien el trabajo de Gaudí. Pero la historia es bastante corrientita, con su fantasma y todo.


- Deportado 4443 (Carlos Hernández + Ioannes Ensis) (Nota 7): la historia de Antonio Hernández, un español del bando republicano que acabó en el campo de Mauthausen, contada por su sobrino. Usando como base los tuits que escribió en 2015, narra el día a día del campo como si fuera su tío. Porque en los campos nazis no solo había judíos: también había gitanos, comunistas, niños, homosexuales, rusos o españoles (y otras muchas nacionalidades). Dibujo duro, sencillo, blanco y negro. Triste, muestra como hay veces en las que los humanos somos capaces de lo peor.


- Guía gatuna (José Fonollosa) (Nota 4): la primera vez que lo vi me llamó la atención por dos cosas: porque esta en blanco, negro y un azul muy "MrWonderful" y por el subtítulo "Normas para la convivencia con humanos". Pero luego, al leerme las 100 tiras, no me ha acabado de convencer. No sé si por el formato, porque los gatos no es que me gusten mucho o porque lo leí después de "El último asalto".


- El último asalto (Tardi) (Nota 7): con un dibujo que en teoría es en color pero que parece blanco y negro, Tardi nos muestra la verdad de la guerra. Sucia, injusta, fea. Ambientada en las trincheras de la primera guerra mundial, nos cuenta las vivencias de Mathurin, un camillero francés. Aunque perfectamente podía haber sido británico, ruso, austriaco o alemán. Y viene con un DVD que incluye material adicional, que la verdad no miré. Duro.


- Let's Pacheco (Carmen y Laura Pacheco) (Nota 7): las hermanas Pacheco nos cuentan una semana en la vida de su familia durante las vacaciones de Navidad. Y todo eso mientras se comen un jamón. Y no hay más. Pero muy bien hecho.


- Piratas (Terpant y Bonifay) (Nota 6): pues eso, que me he leído de una sentada (bendito fin de semana) todos los álbumes y me ha gustado. Historia de piratas en el Caribe, con españoles, franceses o ingleses, abordajes, indios, ron y todo eso. Nada nuevo pero tampoco nada malo, todo muy correcto. Entretiene.


- Miércoles (Juan Berrio) (Nota 7): la historia de un edificio cualquiera, en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera con unos personajes que no paran de cruzarse durante un miércoles cualquiera. Original y curioso relato, circular, cotidiano, con un dibujo muy sencillo pero que funciona. Resumiendo, no se trata de un comic cualquiera.


- Hombre (José Ortiz y Antonio Segura) (Nota 8): la primera vez que leí algo de Hombre fue hace mucho tiempo, en mi época de colegio mayor, creo que en la revista Cimoc. Pero siempre historias aisladas, no como ahora, en un tomo de más de 500 páginas que incluye toda la serie. Cuando lo vi en la biblioteca no pude resistir la tentación de cogerlo. Para los más jóvenes, es como una versión previa de The Walking Dead (el comic es anterior a la serie, que quede claro, y se sigue publicando), pero en una versión más dura y políticamente incorrecta. Personalmente pienso que Rick duraría un par de días en el mundo de Hombre, y eso que no hay zombies. Y el dibujo de Ortiz, para quitarse el sombrero.


- ¿Cuánta tierra necesita un hombre? (Martin Veyron) (Nota 6): ambientada en la Rusia zarista, en las comunas agrícolas donde quién mandaba realmente eran los boyardos. Adaptación del relato de Leon Tolstoi al mundo del comic. Nos cuenta la historia de un hombre y su ambición por tener más y más tierras, lo que le lleva a dejar de lado a su familia, enfrentarse a sus vecinos y embarcarse en un viaje con un final no esperado pero original.


- El ala rota (Antonio Altarriba y Kim) (Nota 8): solo al acabar el cómic, al leer las últimas paginas, me enteré de que esta obra es la historia de su madre, como "El arte de volar" era la de su padre. Mucha más orientada a la parte humana y menos a la social que la anterior. Nos muestra una España del siglo XX pocas veces recordada. Desde la perspectiva de una mujer y con un punto de vista más "casero". Uno de los cómics españoles que no hay que dejar de leer.


- Historias del barrio (Beltrán y Seguí) (Nota 7): colección de historias sobre la Palma de los 80, contadas por un adolescente que vive en el barrio chino. Drogas, delincuencia, todo muy sórdido, pero se transmite que es algo vivido, real. Bien narrado, autobiográfico, son los recuerdos de Gabi Beltrán. Seguí es el dibujante. Me ha llamado mucho la atención esa letra de máquina de escribir antigua que usan para todo lo que no son los diálogos de los personajes. Me recuerdan a los antiguos Astérix.


- El gran duque (Yann y Huagault) (Nota 5): ambientada en el frente ruso durante la segunda guerra mundial, es la historia de dos pilotos (un alemán y una rusa, eso sí, el primero no es nazi y la segunda no es comunista, son los buenos, claro), sus batallas y su relación. Y mientras se desarrolla la trama, no muy original, aparecen una serie de personajes a cual menos creíble: el jefe nazi pero que luego no lo es, la fanática comisaria política, el trepa, los amores previos y hasta un medio judío en la Luftwaffe (???). Lo dicho, un guión del montón para una obra que no suspende porque tiene un dibujo quizás un poco frío, pero de calidad.


- Dimas (Andreu Martín y Sagar Forniés) (Nota 6): Dimas, un ladrón que se ha retirado e intenta recomponer su vida, se ve involucrado por casualidad en un entramado donde hay de todo: desde policías corruptos a empresarios sin escrúpulos, pasando por bebés recién nacidos. Y todos (salvo el bebé, claro) se dedican a hacerle la vida imposible al pobre de Dimas, porque piensan que tiene una información muy valiosa. Pero no saben que meterse con Dimas es como hacerlo con Rambo: muy peligroso. Entretenido, mucha violencia gratuita para mi gusto, pero se deja leer.


- El angel de la retirada (Serguei Dounovetz) (Nota 6): Victoria, nieta de republicanos españoles que salieron hacia Francia después de la derrota en la guerra civil, nos cuenta, a veces soñando y otras en la realidad, la historia de "la retirada" y de la colonia española de Beziers. Artista invitado: Manu Chao. Historia sencilla y cercana, con dibujo de Paco Roca. De fácil lectura, la idea es original, pero creo que no se aprovecha bien y al final la historia no acaba de cuadrar en su conjunto.


- Lobezno (Orígenes y El viejo Logan) (Nota 8): de la colección de Panini Marvel Heroes. Juntos pero totalmente distintos. Guiones de Paul Jenkins y Mark Millar respectivamente. Del pasado de Lobezno a su "futuro"??? Dos dibujos muy distintos, pero me quedo con el de Steve McNiven (El viejo Logan). Lobezno sigue siendo mi personaje Marvel favorito.


Gorazde: Zona protegida (Joe Sacco) (Nota 8): descubrí a Joe Sacco hace años, por Palestina y por Notas al pie de Gaza. Me hizo entender desde un punto de visto distinto, muy suyo, todo aquel conflicto. Y desde entonces me gustó y mucho la forma que tiene este periodista de contar historias, centrándose más en las personas que en los acontecimientos. Y este comic me ha permitido descubrir y comprender otro conflicto (la guerra de Bosnia) al que no le presté la debida atención cuando sucedió (fueron tantos años de guerra en Yugoslavia con noticias diarias, que al final te acabas liando, y sobre todo, saturando). Después de leer esta historia, recomiendo la lectura de cualquiera de las obras de Joe Sacco, un clásico ya en el mundo del comic.


- Nuevos Vengadores (Brian Michael Bendis) (Nota 8): serie de muchos tomos (he leído hasta el 13) de Marvel Deluxe editados por Panini. Esta vez no me ha pillado de sorpresa, empiezo a entender el "nuevo" (que para mí significa 30 años después!!!) universo Marvel. Muchas historias, que gracias a mi lectura previa de Capitán América van encajando, y que van desde la creación del nuevo grupo al Asedio de Asgard, pasando por Civil War, la invasión secreta de los skrull o el reinado oscuro de Osborn. Muy buen guión el de Brian Michael Bendis. Y si puedes, leételo de una sentada. La pregunta es qué historia Marvel será la siguiente con la que me ponga.


- Martha Jane Cannary (Matthieu Blanchin + Christian Perrissin) (Nota 7): extenso comic, muchas veces serio, salpicado de pequeños toques de humor, pero siempre muy realista, acerca de Calamity Jane, unos de los míticos personajes del Oeste americano. Ambientado en la segunda mitad del siglo XIX, va desgranando la vida, dura, compleja y variada de Martha Jane, a la vez que nos cuenta la historia de Estados Unidos durante ese periodo. Aparecen personajes famosos y reales como Wild Bill Hickok o Seth Bullock. Que por cierto, coincidieron en Deadwood durante un tiempo.


Conan La leyenda (Varios) (Nota 7): serie de 12 tomos de Marvel Deluxe editados por Panini. Hacía muchísimos años que no leía nada de este personaje (La espada salvaje de Conan), con una temática (espadas, brujería y todo eso) que en principio no me tendría que llamar mucho la atención, pero que reconozco que me ha enganchado. Basados en las historias de Robert E. Howard, con varios dibujantes (incluido Richard Corben), me han gustado más los episodios iniciales. Son historias relacionadas y en orden cronológico. Para leer de una vez. Adictivo


- El arte de volar (Antonio Altarriba + Kim) (Nota 9): Antonio nos cuenta, con un excelente dibujo de Kim, la historia real de su padre, desde su infancia en los años 20-30, pasando por la Guerra Civil y el exilio hasta su vuelta y muerte en la España del siglo XXI. Muy realista y dura, pero a la vez entrañable y cariñosa. Muy centrada en las personas, pero también reflejando de forma excelente nuestra reciente historia. Muy pero que muy recomendable. Ya me he apuntado volver a leerla y no dejando pasar mucho tiempo.


Los ignorantes (Etienne Davodeau) (Nota 7): la historia es muy curiosa. Un viticultor y un escritor y dibujante de comics deciden compartir sus mundos y explicar sus cosas el uno al otro. Así que nos enteramos de cómo se podan las vides o se fabrican las barricas, y también de qué hace un editor de comics o de cómo se eligen las colores de las planchas. Todo desde dentro. Un viaje de iniciación compartida en un formato distinto. Porque no todo son superhéroes en mallas o manga.


Capitán América (Ed Brubaker) (Nota 8): cogí el primer volumen simplemente porque la colección era grande (13 tomos editados por Panini) y me apetecía una historia larga. El Capitán América era un personaje que me parecía muy plano y simple. Pero lo de Ed Brubaker es algo completamente distinto. Excelente guión. Son las historias sobre el soldado de invierno, Civil War, la muerte de Steve Rogers y la aparición del nuevo "Capi". Me ha hecho cambiar definitivamente la idea que había tenido hasta ahora sobre el universo Marvel. Recomiendo leerlo de un tirón. Engancha.


Metropolis + Adolf (Osama Tezuka) (Nota 8): dos comics muy distintos pero del mismo autor. Los pongo juntos porque han sido los primeros manga que he leído. Metropolis me gustó, y Adolf todavía más. Nada que ver con la idea previa que tenía del comic japonés.


El escultor (Scott McCloud) (Nota 7): descubrí este comic por casualidad, en la biblioteca. Me gustó la portada y como era bastante grueso, lo cogí. Y me ha gustado. La historia de un escultor cuya carrera y vida no acaban de despegar, y que hace un pacto con la muerte para poder esculpir las obras siempre que siempre había imaginado pero que no era capaz de hacer. Pero todo tiene un precio. Y ya no digo más que lo cuento todo. Me ha encantado el dibujo y he pasado un buen rato con la historia.


Yo soy Legión (Fabien Nury + John Cassaday) (Nota 6): correcta historia de nazis y vampiros (aunque en una mezcla un poco rara!!!) con un muy buen dibujo de Cassaday. Aunque he tenido la sensación de que se intentan contar demasiadas historias a la vez y uno se lía un poco. Tres álbumes que se dejan leer. Tiene versión en cine.


- La guerra civil española (Paul Preston + Jose Pablo Garcia) (Nota 6): la verdad es que no sabía donde colocar este mix histórico de comic (Jose Pablo García) y libro (Paul Preston). Bien estructurado, hay que reconocer que Preston cumple, como el gran hispanista que es. Lo que no me convence tanto son las ilustraciones de García. Aún así, un buen recurso para iniciarse en el siempre interesante y polémico tema de nuestra guerra civil.


- La casa (Paco Roca) (Nota 9): la historia de la relación de un padre con sus hijos (y con la vida en general), contada usando como excusa esa segunda residencia que tantas familias españolas se construyeron durante años. Como en Arrugas, Paco Roca nos habla de la figura del padre. Y vuelve a hacerlo muy bien. Una historia de las que llegan.


Namor: En las profundidades (Peter Milligan + Esad Ribic) (Nota 8): relato muy distinto a los de Marvel que yo conocía (hace muchos años!!!). Lúgubre. Claustrofóbico. Muy logrado. Y no solo el guión. El dibujo de Ribic ayuda y mucho.


El atentado (Dauvillier + Chapron) (Nota 7): en el Israel de nuestros días, un cirujano palestino pero con nacionalidad israelí y plenamente integrado en la sociedad judía, descubre que su mujer se ha inmolado matando a 19 personas en un atentado. Y empieza una búsqueda para intentar comprender lo sucedido. Duro, muy duro. Retrato de una sociedad totalmente dividida.


- Tony Corso (Berlion) (Nota 6): los siete primeros albumes de la serie, y que yo sepa de momento no hay más. Peripecias de un detective italiano (siempre con sus características camisas de flores!!!) afincado en Saint-Tropez. No es que aporte nada nuevo al género, pero las historias están bien construidas. Se deja leer. Buen dibujo.


- Equipo rojo (Garth Ennis) (Nota 7): historia sobre un equipo de policías de élite americanos, que, ante la imposibilidad de atrapar a uno de los "malos", decide asesinarlo. Pero eso es solo el comienzo. Duro. Muy buen guión y un excelente dibujo de Craig Cermak. Empecé a leerlo casi por casualidad (andaba buscando los últimos números de The Boys) pero me ha gustado. Este Garth Ennis es un crack!!!


Conquistador (Jean Dufaux) (Nota 6): del autor de Murena o Jessica Blandy, en esta ocasión la historia se ambienta en la época de los primeros contactos de Cortés con el imperio azteca. Pero aunque aparezcan muchos personajes históricos, se trata más de un comic de aventuras con elementos de brujería que de uno histórico. Entretenido pero no excesivamente original, con buen dibujo de Philippe Xavier.


He visto ballenas (Javier de Isusi) (Nota 7): dura historia sobre el terrorismo de ETA en los noventa y su impacto en el día de hoy. Como comic me gusta, pero desde un punto de vista histórico cae en el "revisionismo" sobre el tema que se lleva estos últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este blog no se permite ningún tipo de comentario ofensivo.

Linkwithin (Other)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...